Te dejamos 5 actividades que debes realizar para evitar tener problemas de concentración
1. Descanso
Sin duda, el punto más obvio es, como siempre, el más importante y el que más dejamos de lado, especialmente a partir de Bachillerato. Es imposible mantener una concentración adecuada si tu descanso deja mucho que desear: el descanso nocturno ayuda a fijar los conocimientos adquiridos durante la jornada de estudio y es fundamental para tener una mente despejada y receptiva al día siguiente
2. Reducir el estrés
Hay situaciones en la vida que nos estresan mucho más de lo que toleramos realmente, y nos sobreponemos como podemos, pero pasan factura: entre otras cosas, el estrés afecta a tu capacidad de concentración. No es extraño que los niños y niñas que viven en ambientes conflictivos presenten problemas de concentración, más allá de los propios derivados de la situación, de forma crónica a lo largo de los siguientes años. Sin embargo, con motivos de menor gravedad, también podemos tener una respuesta al estrés nociva para nuestro estudio:el ejercicio y la relajación son los dos aliados clave antes de una dura jornada de estudio.
3. Planificación
Te vas a poner a estudiar. Vale: ¿por dónde empiezas? Lo primero por lo que debes empezar es por aquello de dificultad media; a medida que avanzas en tu lista de tareas, irás subiendo la dificultad de éstas para acabar por las más ligeras: lógicamente, si tu concentración decae a lo largo de las horas, deja lo más sencillo para el final.
La técnica pomodoro funciona muy bien para jornadas muy largas: se trataría de un intervalo de 25 min estudiando a pleno rendimiento con un descanso de 5 minutos sin hacer nada, ni pensar en nada, relacionado con lo que estás estudiando. Cada dos horas, te recomendamos descansar 20-30 minutos.
4. Priorizar
Hay que empezar a distinguir lo superfluo de lo esencial y lo sencillo de lo difícil, como apuntabamos en el punto 3. Lo urgente y esencial tienes que hacerlo YA: lo no urgente y esencial es un trabajo a repartir en porciones a lo largo de los días. 
 
5. Evitar distracciones
Apaga el móvil o siléncialo, sin vibración. Sal de Facebook, de Twitter y de todo aquello que puede distraerte, salvo que sea imprescindible para lo que sea que estés haciendo. Cierra la puerta, pide silencio, o vete a estudiar a un centro de estudios.