NUESTRO INICIO

Nuestra historia comienza al conocerse dos grandes personas dedicadas a la vida religiosa, Madre Ana María Gómez Campos y Padre Félix de Jesús Rougier.

El Padre Félix de Jesús Rougier, invitó a la Madre Ana María Gómez a fundar la congregación religiosa de las Hijas del Espíritu Santo, con la Espiritualidad de la Cruz, y con el fin específico de promover la vocación sacerdotal entre los niños y extender el reinado del Espíritu Santo. Esta idea le pareció venida de Dios y aceptó secundar los proyectos del Padre Félix. La nueva Congregación nació en San Luis Potosí, el 12 de enero de 1924 y recibió el riego fecundo del Padre Félix, hasta su muerte en 1938, a partir de entonces, la Obra quedó únicamente en manos de la Madre Ana María, quien la impulsó fuertemente, fundando colegios para varones y niñas en diversos lugares de la República Mexicana y difundiendo el espíritu sacerdotal de Cristo, el amor al Espíritu Santo y a María, Madre de la Divina Gracia, en las personas que se acercaban a ella.

Tenemos una tarea confiada por Dios a través de Félix de Jesús y Ana María del Espíritu Santo, es la tarea de promover vocaciones, especialmente al sacerdocio, hacer de nuestras obras apostólicas semilleros de vocaciones donde cada persona pueda encontrar su propia vocación.

Madre Ana María
Gómez Campos

La Madre Ana María Gómez Campos nació el 5 de julio de 1894 en la Ciudad de México, sus padres fueron Anselmo Gómez Rubio y María Concepción Campos, sin embargo, cuando tenía tan solo 2 años de edad la Cruz se hizo presente en su vida con la muerte prematura de su padre. Anita se vio fuertemente influenciada por su abuela materna quien se ocupó de su formación dejando en ella la semilla de Dios lo que, más tarde, sería clave en el desarrollo de su vocación religiosa.

A los 15 años de edad se sintió llamada para consagrarse totalmente a Dios lo que, de hecho, fue determinante en su historia personal. Ana María fue una mujer que tuvo la oportunidad de casarse pues llegó a tener un novio que la quería mucho, sin embargo, y aunque para Ana María el matrimonio era una vocación muy válida y santa ella sentía que su misión se relacionaba con la vida religiosa, por lo cual, siguió firme en su resolución de consagrarse totalmente al Señor.

La Madrecita quería estudiar Medicina. En el año de 1909 inicia sus estudios en la Escuela Nacional Preparatoria, sin embargo, al poco tiempo sufre una terrible enfermedad en los ojos que la obligó a pasar gran parte del tiempo en un cuarto obscuro ya que, según los médicos, le hacía mucho mal el hecho de exponerse a la luz, sin embargo, ella no perdió la fe aunque esta situación continuó por un periodo de un año. Por este hecho, la carrera de Medicina que estaba a punto de emprender se le escapó de las manos, la opción que tuvo fue estudiar para Maestra ya que los estudios serían más ligeros. En 1910 ingresó a la Escuela Normal recibiéndose como maestra de educación primaria en 1917.

Por orientación del R.P. José Guadalupe Treviño, M.Sp.S. toma como director espiritual al Venerable Siervo de Dios Padre Félix de Jesús Rougier quien, al notar los dotes espirituales de Ana María, le propone que sea la fundadora, junto con él, de una Congregación cuya misión sería extender el reinado del Espíritu Santo por medio de colegios y otros espacios que favorecieran el aumento de familias cristianas así como de vocaciones religiosas.

Ana María padecía una enfermedad crónica en el oído izquierdo que le impedía dedicarse a la fundación del nuevo instituto, sin embargo, el 11 de diciembre de 1922 gracias a la intercesión de la Santísima Virgen María de Guadalupe queda totalmente curada.

El 12 de enero de 1924, en la ciudad de San Luis Potosí, nace en la Iglesia el Instituto de las Hijas del Espíritu Santo. La primera escuela de la Congregación se llamó “Instituto del Espíritu Santo y de Santa María de Guadalupe”, sin embargo, en la actualidad este colegio se llama “Motolinía”.

El Venerable Padre Félix de Jesús Rougier formó a la naciente Congregación, desde la Espiritualidad de la Cruz, que Cristo había comunicado a la Venerable Sierva de Dios Concepción Cabrera de Armida quien es la inspiradora de las Obras de la Cruz.

Félix de Jesús, quien fuera un educador infatigable, vio en la pastoral educativa una vía muy acertada para transmitir a las nuevas generaciones el mensaje de Cristo, por esta razón, las Hijas del Espíritu Santo continúan formando los corazones sacerdotales de centenares de alumnos y alumnas que pasan por las aulas de sus institutos.

El 10 de enero de 1938, en la Ciudad de México, muere el Venerable Padre Félix de Jesús quedando la Madre Ana María con todo el peso de la obra, sin embargo, una vez más esta mujer logró salir adelante gracias a la acción efectiva del Espíritu Santo a quien ella amó de una manera muy especial.

Tras el cese de la persecución religiosa, la Madre Ana María se dio a la tarea de fundar colegios y nuevas comunidades en varias partes del país, lo cual, permitió que la Congregación creciera y se consolidara.

El 3 de diciembre de 1968 renuncia a ser reelegida como Superiora General pues deseaba ver a sus hijas continuar con el gobierno de la obra. Sus últimos años los vivió orando y atendiendo a sus hijas, de hecho, cada vez que le era posible visitaba los colegios de la Congregación.

El 24 de marzo de 1985, tras una vida cargada de frutos, la Sierva de Dios Ana María Gómez Campos, F.Sp.S. descansó en el Señor. Desde el 16 de febrero del 2002 se encuentra abierto su proceso de Canonización.

Padre Félix de Jesús
Rougier

También fundó tres congregaciones aparte de los Misioneros del Espíritu Santo y estas son: Hijas del Espíritu Santo para promover todas las vocaciones en especial a la vida consagrada, las Misioneras Guadalupanas del Espíritu Santo para evangelizar a los indígenas y las Oblatas de Jesús Sacerdote para ayudar en la formación de los sacerdotes.

Conoció a Ana María Gómez Campos, al notar los dotes espirituales de ella, le propone que sea la fundadora, junto con él, de una Congregación cuya misión sería extender el reinado del Espíritu Santo por medio de colegios y otros espacios que favorecieran el aumento de familias cristianas así como de vocaciones religiosas.

El Padre Félix de Jesús, quien fuera un educador infatigable, vio en la pastoral educativa una vía muy acertada para transmitir a las nuevas generaciones el mensaje de Cristo, por esta razón, las Hijas del Espíritu Santo continúan formando los corazones sacerdotales de centenares de alumnos y alumnas que pasan por las aulas de sus institutos.

Trabajó en tiempos difíciles, pero hizo la voluntad de Dios él decía “Eso quieres mi Jesús, eso mismo quiero yo”. Devoto de la Virgen María de la que decía “con María todo, sin ella nada”.

Murió con fama de santidad que se ha extendido por diversos países el 10 de enero de 1938 pasó por dolores terribles y descansó en paz dejando como últimas palabras “caridad, mucha caridad”.

Quienes lo conocieron dan el testimonio de su bondad y lo presentan como un alma llena de santidad, él actualmente es Venerable y se trabaja intensamente por su Beatificación ya se le han atribuido muchos favores, ahora falta un milagro para su beatificación y otro para su canonización.

El 12 de enero de 1924, en la ciudad de San Luis Potosí, nace en la Iglesia el Instituto de las Hijas del Espíritu Santo. La primera escuela de la Congregación se llamó “Instituto del Espíritu Santo y de Santa María de Guadalupe”, sin embargo, en la actualidad este colegio se llama “Motolinía”.

El Venerable Padre Félix de Jesús Rougier formó a la naciente Congregación, desde la Espiritualidad de la Cruz, que Cristo había comunicado a la Venerable Sierva de Dios Concepción Cabrera de Armida quien es la inspiradora de las Obras de la Cruz.

Félix de Jesús, quien fuera un educador infatigable, vio en la pastoral educativa una vía muy acertada para transmitir a las nuevas generaciones el mensaje de Cristo, por esta razón, las Hijas del Espíritu Santo continúan formando los corazones sacerdotales de centenares de alumnos y alumnas que pasan por las aulas de sus institutos.

El 10 de enero de 1938, en la Ciudad de México, muere el Venerable Padre Félix de Jesús quedando la Madre Ana María con todo el peso de la obra, sin embargo, una vez más esta mujer logró salir adelante gracias a la acción efectiva del Espíritu Santo a quien ella amó de una manera muy especial.

Ana María sentía que se trataba de “una empresa superior a sus fuerzas”, sin embargo, tras orar y confiar la nueva obra y ver la sonrisa de María, Madre de la Divina Gracia, se entregó por completo a la fundación y consolidación de la Congregación que el Señor había soñado para su Iglesia.

Tras el cese de la persecución religiosa, la Madre Ana María se dio a la tarea de fundar colegios y nuevas comunidades en varias partes del país, lo cual, permitió que la Congregación creciera y se consolidara.

El 3 de diciembre de 1968 renuncia a ser reelegida como Superiora General pues deseaba ver a sus hijas continuar con el gobierno de la obra. Sus últimos años los vivió orando y atendiendo a sus hijas, de hecho, cada vez que le era posible visitaba los colegios de la Congregación.

El 24 de marzo de 1985, tras una vida cargada de frutos, la Sierva de Dios Ana María Gómez Campos, F.Sp.S. descansó en el Señor. Desde el 16 de febrero del 2002 se encuentra abierto su proceso de Canonización.

COLEGIO VALLARTA A.C. / DERECHOS RESERVADOS 2018 / AVISO DE PRIVACIDAD