Si bien los padres probablemente se quejen sobre lo duro que fue su día, los estudiantes hoy en día tienen más tarea que nunca.

La tarea no tiene por qué ser una lucha. Aprender a planificar un horario efectivo, hacerla efectivamente y saber cuándo pedir ayuda

con los trabajos difíciles te ayudará a estudiar sin estrés. Ya no la postergues más. Ve al paso 1 para que conseguir más información.

 

  1. Anota tu tarea de la noche en una lista. Deberás dedicar una sección de tus notas especialmente para tu tarea para que sea fácil de buscar y práctica. Algunos estudiantes consideran que usar un planificador diario o calendario para organizarse es muy efectivo, pero otros prefieren un cuaderno simple. Usa lo que mejor concuerde con tu estilo de organización personal y todas las noches haz una lista de tus tareas en el mismo lugar.

    • Es muy habitual escribir rápidamente los ejercicios de matemáticas que uno tiene que hacer en la parte superior de las notas o anotar el número de página de una lectura en una página del libro de texto, pero trata de volver a copiar esta información en una lista especial de tareas para que estés seguro de recordarla.
    • Anota la mayor cantidad posible de detalles que puedas sobre cada trabajo. Te recomendamos incluir la fecha de entrega, las páginas correspondientes del libro de texto y cualquier otra instrucción adicional del maestro. Hacerlo te ayudará a planificar tu noche de tareas más eficientemente.
  2. Imagen titulada 7267 2

     

    Asegúrate de comprender cada trabajo. Será importante que te dediques un tiempo antes de sumergirte a hacer la tarea a comprender las habilidades que esperan que desarrolles en ese trabajo. Cuando te dejen una lista de problemas de matemáticas, revisa y lee todos los problemas, busca los que parezcan los más difíciles. Échale un vistazo a un trabajo de lectura para hacerte una idea de cuánto tiempo te demorará, el nivel de dificultad de la lectura y si tienes que responder algunas preguntas después.

    • No tienes que esperar llegar a casa para recién ver tu tarea. Revísala apenas te la den para que tengas tiempo de hacerle una posible pregunta al maestro antes de que te vayas de la escuela.
  3. Imagen titulada 7267 3

    Crea un área de estudios cómoda. La mejor manera de hacer la tarea será en un espacio silencioso sin distracciones, donde podrás pasar el tiempo que necesites para hacerla con comodidad. Ya sea en casa o en algún otro lugar, necesitarás un espacio tranquilo para que hagas bien la tarea.

    • En casa: un escritorio en tu dormitorio es lo más recomendable, porque podrás cerrar la puerta y eliminar cualquier distracción. Sin embargo, para otros estudiantes será ideal para distraerse, porque tendrán quizá videojuegos, una computadora, una guitarra y todo tipo de distracciones. Quizá sea mejor sentarse en la mesa de la cocina o de la sala, donde tu mamá te pueda llamar si la dejas para después. La harás más rápidamente cuando estés alejado de la tentación de distraerte.
    • En público: la biblioteca será un lugar excelente para estudiar y hacer la tarea. En todas las bibliotecas, la regla es estar en silencio, además no tendrás todas las distracciones que tengas en casa. La biblioteca de la escuela por lo general permanecerá abierta después de clases, lo cual será una buena opción para terminar la tarea antes de regresar a casa. Inclusive, tu escuela podría tener un área especial para estudiar después de clase.[1]
    • Trata de variar. Estudiar en el mismo lugar demasiado seguido podría dificultar el trabajo. Algunos estudios han demostrado que variar el ambiente haría que la mente sea más activa, pues estaría procesando información nueva. Podrás variar tu rutina y recordar lo que hayas aprendido con mayor efectividad.[2]