Los residuos de medicamentos causan graves daños en el medio ambiente, si no se gestionan de forma adecuada. Así lo señalan cada vez más estudios científicos en todo el mundo. Antes de arrojarlos por el baño o abandonarlos en un entorno natural, se deben llevar a lugares apropiados para su correcto tratamiento, como los puntos de reciclaje SIGRE o los puntos limpios. ​

                     Los residuos de medicamentos causan graves daños en el medio ambiente, si no se gestionan de forma adecuada. Así lo señalan cada vez más estudios científicos en todo el mundo. Antes de arrojarlos por el baño o abandonarlos en un entorno natural, se deben llevar a lugares apropiados para su correcto tratamiento, como los puntos de reciclaje SIGRE o los puntos limpios. ​

    Todo medicamento tiene una fecha de vencimiento o caducidad y cuando eso sucede debe interrumpirse su uso y desecharse de manera inmediata. Sin embargo, por lo general, la población conserva los medicamentos o los tira al drenaje o a la basura doméstica, sin considerar que son residuos peligrosos que requieren un manejo especial para evitar afectaciones a la salud y al medio ambiente ​

Al tirar los medicamentos al drenaje o depositarlos en la basura provocan contaminación del agua, el suelo y el aire, además de que estos fármacos podrían ser reutilizados por otras personas para venderlos de manera clandestina

 Para evitar el mal deshecho de los medicamentos se colocaron contenedores en farmacias, donde el público puede depositar de manera sencilla y segura los medicamentos caducos y sus envases. Posteriormente, el Singrem realiza la recolección de los residuos y asegura su destrucción final​

    Se pueden depositar en el contenedor SIGRE medicamentos con el envase vacío (frascos, blísters, ampollas, tubos, cajas de cartón, etc.) y con restos de producto. ​

    Por el contrario, no se deben llevar al punto SIGRE gasas, apósitos, agujas, objetos cortantes (tirarlas junto con el resto de la basura de orgánicos), termómetros, pilas o radiografías (lo mejor es llevarlos a los puntos limpios y si no, a la basura de orgánicos). ​