Hay que recordar que el ahorro energético no es sólo cosa del bolsillo, sino de responsabilidad. 

Hoy traemos un artículo de lo más interesante, puesto que trata de cómo ahorrar energía con nuestro electrodomésticos.

Cómo ahorrar energía con nuestros electrodomésticos
Por DFS Domestic Family Services 


Este periodo de crisis económica que estamos pasando se convierte en una odisea para aquellas personas que tienen que cumplir con los presupuestos familiares, en especial el gasto generado por la electricidad en casa. 

Por eso vamos a enseñaros unos pequeños trucos para que podáis ahorrar energía sin necesidad de renunciar a las comodidades de los electrodomésticos:

Comprar electrodomésticos de bajo consumo 
 
En todos los electrodomésticos que adquirimos, hay una parte que es muy importante a la hora de comprarlo y es la calificación energética. Esta nos indica el consumo que realizarán mientras funcionan y a lo largo de toda su vida útil. 


Las calificaciones varían entre las letras de la A a la C, donde A es el mínimo consumo y C el máximo. Si además, tenemos la oportunidad de adquirir un electrodoméstico de última generación, es importante saber que la identificación energéticaA+++ es la que menos recursos energéticos consumiría de todas. 

Lavadoras y lavavajillas 


Nuestras lavadoras y lavavajillas tienen algo muy en común. Y es que, si tanto en las lavadoras y lavavajillas aprovechamos mejor las cargas llenando siempre la cuba cuando vamos ha hacer un lavado, obtendremos mejores resultados económicos a final de mes.

También hay mucha gente que no sabe que un electrodoméstico que está siempre conectado a la red eléctrica, es un electrodoméstico que no para de consumir, por esto siempre es muy recomendable desenchufar nuestros aparatos cuando acabemos de utilizarlos.

Refrigerador

Cuando al adquirir tu frigorífico lo vayas a colocar en la cocina, aseguraos que no lo ponéis cerca de ninguna fuente de calor. Esto haría que consumiera mucha más energía.
Hay que separarlo de la pared un mínimo para evitar sobre calentamientos, a fin de que pueda tener ventilación y evitar lo máximo posible el hecho de abrir y cerrar constantemente la puerta.

Otro consejo que podemos dar es que no colocar nunca alimentos calientes. Esto producirá que nuestro frigorífico detecte un aumento de temperatura y  trabajará mucho más para poder enfriarlo.

En caso de que su frigorífico s se averíe, siempre podrás llamar a un Servicio técnico para que pueda solucionar el problema.

No sólo electrodomésticos

No todo lo que podéis ahorrar tiene que venir directamente de vuestros electrodomésticos. También es posible ahorrar energía con vuestras bombillas, utilizando por las de bajo consumo. Éstas además de que duran mucho más además, pueden haceros ahorrar entre un 80% más de energía.

Esperamos que estos consejos  hayan sido de mucha utilidad.

Ahorrar energía es más sencillo de lo que parece, ¿verdad?